Paradores con historia en Castilla y León 3 5760

Paradores Nacionales sigue siendo emblema del turismo de calidad español, pese a que en los últimos tiempos su gestión ha sido deficitaria y con la llegada de la crisis y los recortes se planteen cerrar algunos establecimientos, como el Parador de Cervera de Pisuerga, en Palencia.

Queremos hablaros de los Paradores con historia en Castilla y León, que han sido levantados sobre antiguos edificios cuyos muros aún recogen las historias y leyendas del pasado. Hemos seleccionado los que más nos gustan, con más historia y arraigo. ¿Te vienes con nosotros? ¡Vamos a descubrirlos!

Paradores con historia en Castilla y León

Veremos los Paradores Nacionales que reutilizan edificios históricos que han sido rehabilitados para acoger un complejo turístico de gran calidad. En Castilla y León son:

Paradores con historia en Castilla y León


 

Parador de Gredos, Ávila

Fue el primer Parador de la red de alojamientos, construido en 1928. Rodeado de pinares y con unas vistas magníficas de la Sierra de Gredos, este Parador se asienta sobre la casa de caza del rey Alfonso XIII. En su “Salón del Silencio” se acordó la dificilísima y definitiva Constitución Española de 1978. En el interior de sus recios muros encontrarás salas y habitaciones decoradas en el más sobrio estilo castellano con despejadas terrazas para el verano y calurosas chimeneas para el invierno.
 


 
Comer allí es una delicia. Sus especialidades son las legumbres y carnes de la tierra, entre las que destacan las sabrosas judías del Barco y el afamado chuletón de ternera. En otoño, las setas y hongos aparecen en escena, siendo la guarnición perfecta a las mollejas de cabrito o cordero que tan amablemente sirven allí.

Reserva al mejor precio en el Parador Nacional de Gredos.
 

Parador de Ciudad Rodrigo, Salamanca

Esta preciosidad de Parador se ubica en el Castillo de Enrique II de Trastamara sobre la vega del río Águeda. El Parador cuenta con una Torre del Homenaje, impresionante observatorio para contemplar los paisajes del Campo Charro desde dónde hacía siglos se observan las huestes procedentes de Portugal.
 


 
Se encuentra rodeado de una refrescante hiedra y su jardín tan cuidado es ideal para descansar en las tarde de verano. En el interior encontramos algunos detalles que nos recuerdan a su pasado medieval, decorado todo ello con mobiliario castellano. En su comedor destacan las arcadas de piedra, lugar escogido por algunos novios para celebrar bodas temáticas ambientadas en el medievo.

En su carta encontrarás, cómo no, el embutido autóctono, el farinato, los suculentos asados y los jamones ibéricos de la vecina localidad de Guijuelo.

Reserva al mejor precio en el Parador Nacional de Ciudad Rodrigo.
 

Parador de Benavente, Zamora

A parte de ser un lugar perfecto para descansar y degustar la cocina típica de la zona como el bacalao a la tranca, dos y pingada y el tocinillo de cielo, este lugar fue sede de las Cortes en 1202. Del castillo, sólo se conserva la Torre del Caracol de estilo renacentista, que fue construido por mandato del Rey Fernando II de León. Formaba parte del antiguo recinto amurallado de la villa y fue prácticamente arrasado en 1808 durante la Guerra de la Independencia.
 


 
Tuvieron mucho gusto a la hora de decorarlo con muebles castellanos muy antiguos y motivos medievales, pero lo que sin duda hará que te quedes con la boca abierta es el artesonado mudéjar que cubre el salón dentro de la Torre del Caracol.

Reserva al mejor precio en el Parador Nacional de Benavente.
 

Parador de León

No se entiende la monumentalidad de la ciudad de León sin su catedral y su Parador, antiguo monasterio de San Marcos que se construyó en el siglo XVI sobre un edificio anterior del s. XII, gracias a una donación de Fernando el Católico en 1514. Hoy en día es una parada obligada en la ruta Jacobea y para todo aquel que visite León. Su fachada principal causa la admiración del viajero ya que es uno de los monumentos más importantes del Renacimiento español, una de las perlas del estilo plateresco.
 


 
El edificio ha tenido muchos usos a lo largo de la historia. Fue prisión del ilustre escritor Francisco de Quevedo, que fue recluido por orden del Conde-Duque de Olivares durante casi cuatro años, entre 1639 y 1643. Ha sido casa de misioneros, escuela veterinaria, oficinas e incluso campo de concentración para los prisioneros republicanos durante la Guerra Civil de 1936. ¿Imaginas cuantas historias hay entre esos muros?

Reserva al mejor precio en el Parador Nacional de León.
 

Parador de Lerma, Burgos

Se trata de un palacio ducal que fue construido aprovechando el emplazamiento de un castillo del siglo X por orden del primer Duque de Lerma. Se ejecutó según las trazas del arquitecto Francisco de Mora, y fue edificado en sucesivas fases entre los años 1601 y 1617. Aunque el Duque de Lerma lo construyó para él, fue en realidad el lugar de aposento, reposo y divertimento del Rey Felipe III.
 


 
Alrededor del patio de armas se distribuyen las dos galerías con columnas en estilo jónico y toscano. A través de estas galerías se accede a las habitaciones, 70 estancias con una capacidad de 133 plazas.

Reserva al mejor precio en el Parador Nacional de Lerma.
 

Notas:

Merece la pena hacer una parada y visitar estos paradores, aunque sólo sea para tomar un café y disfrutar de sus salones, patios y jardines que tanta historia albergan.

Algunos piensan que alojarse en Paradores puede resultar caro. Si entras en su página web puedes encontrar auténticos chollos, desde 65€ la noche, si se tiene en cuenta la alta calidad y el servicio que ofrece la red. Recomendamos preguntar por los menús degustación, les hay desde 16€ ya que suelen ser muy buenos y siempre utilizan productos locales. A veces merece la pena gastar un poquito más y darse un auténtico capricho.

Web oficial: Paradores.es

¿Nos olvidamos algún parador con historia en Castilla y León? ¿Hay alguna leyenda asociada que quieras contarnos? ¡Déjanos tu comentario!
 

También te puede interesar

Previous ArticleNext Article
Comunicadora, escritora y creadora del medio digital independiente Destino Castilla y León. Diplomada en Turismo y Licenciada en Publicidad y RR.PP es una apasionada del turismo experiencial, la gastronomía y el vino de Castilla y León. Trabaja como redactora y Social Media Manager freelance implantando estrategias de marketing online y ecommerce. www.lolahernandez.com

3 Comments

  1. Un magnífico post, sin duda. Echo en falta el Parador de La Granja (Segovia), uno de los mejor rehabilitados a mi parecer y que cuenta con un delicioso spa. Una aclaración, el Parador de Fuentes Carrionas en Cervera de Pisuerga, Palencia, sólo cerrará por temporada de noviembre a febrero como muchos otros de la Red.
    Saludos,
    Susana
    Unos Amigos de Paradores

  2. Me ha gustado leer lo que contáis. Como cliente de Paradores pienso también que merece la pena alojarse de vez en cuando en alguno de ellos por su trato amable, la calidad que ofrecen, los maravillosos edificios en los que se encuentran o por los parajes naturales en los que se sitúan.
    Además de los que mencionáis, el parador de Villafranca del Bierzo, hace poco restaurado es muy agradable, y por supuesto el de Zamora, en un palacio renacentista muy bonito y en pleno centro de la ciudad para ir paseando a todas las cosas interesantes que tiene para visitar.

    Inma.
    Unos amigos de Paradores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ultimas entradas