Visita al Castro de Ulaca, la ciudad vettona de Ávila 0 2265

Castro de Ulaca - Destino Castilla y León

Viajar es un placer, y si además permite conocer parte de nuestra historia y hacer ejercicio, el viaje es completo. Y esto fue lo que pudimos disfrutar recientemente subiendo al yacimiento arqueológico del Castro de Ulaca, en Ávila. Una antigua ciudad vettona, un pueblo prerrománico que nos ha legado los famosos altares rupestres y los toros y verracos de piedra.

Índice de contenidos

Para ayudarte a usar estos contenidos, hemos creado este índice de contenidos, para que te sea más práctico.

Ulaca y la cultura vettona.

Información general de la zona.

Esperamos que te sea de utilidad.

Carteles explicativos subiendo al castro; ya se ven las murallas - Destino Castilla y León
Carteles explicativos subiendo al castro; ya se ven las murallas – Destino Castilla y León

La cultura vettona

Los vettones fueron un pueblo céltico, aunque ya en transición con la parte íbera que ocupó el centro norte de la península ibérica. Aunque guerreros, como casi todos los pueblos célticos, eran más pastores de ganado y comerciantes, estando más especializados en la defensa de sus ciudades y pueblos, los castros. Para ello, recurrían a lugares estratégicos y los amurallaban para poder repeler ataques enemigos.

Territorio y principales ciudades de los Vettones en la península Ibérica - Imagen de Wikipedia
Territorio y principales ciudades de los Vettones en la península Ibérica – Imagen de Wikipedia

Este pueblo floreció del siglo VI antes de Cristo al siglo II antes de Cristo, que se empieza integrar en la incipiente romanización. Al ser un pueblo constructor de ciudades y en general poco beligerante, esta integración y cambio de usos y costumbres será relativamente rápido, al contrario de otros pueblos celtas del norte, como los astures.

Su territorio abarcó desde Segovia a los Arribes del Duero, y desde la mitad sur de Ávila a la Comunidad de Madrid, Toledo y Cáceres.

Los Toros de Guisando en la actualidad - Destino Castilla y Léon
Los Toros de Guisando en la actualidad – Destino Castilla y Léon

Algunos restos que nos podemos encontrar actualmente de esta cultura son las técnicas de ganado vacuno que se da por el Sistema Central, los verracos y toros líticos, donde destacan los famosos Toros de Guisando; los altares rupestres, donde se realizaban sacrificios y una gran cantidad de castros con sus recintos de piedras hincadas como método defensivo.

El castro de Ulaca

Este castro fue una ciudad vettona que pudo llegar a albergar de 1.000 a 2.000 habitantes como mínimo, ocupando lo alto de un cerro bien defendido debido a las impresionantes vistas sobre la meseta castellana. Además de las defensas naturales, que hacen de murallas, los vettones de Ulaca ejecutaron varias murallas artificialmente para cerrar los posibles puntos vulnerables del cerro.

Formaciones rocosas en el Castro de Ulaca y vistas de la meseta - Destino Castilla y León
Formaciones rocosas en el Castro de Ulaca y vistas de la meseta – Destino Castilla y León

Actualmente, este yacimiento no está tan estudiado como sería necesario, pero aun así es posible visitar el que sea posiblemente el altar vettón lítico más conocido.

Llegada y subida al yacimiento

Este castro vettón se encuentra en la pedanía de Villaviciosa, perteneciente al pueblo abulense de Solosancho. Atravesando por la circunvalación, se llega a Villaviciosa, donde además podéis ver una preciosa fortaleza bajo medieval del siglo XV. Fue construida por Nuño González del Águila y Guzmán, para controlar este paso del Valle de Amblés con la Sierra de la Paramena. Actualmente esta fortaleza es un hotel, aunque no está atravesando un buen momento.

Junto a él, se encuentra una escultura de forma zoopórfica, un verraco; que al igual al verraco de Solosancho, fueron extraídos del yacimiento del Castro de Ulaca.

Castillo de Villaviciosa y verraco extraído del Castro de Ulaca - Destino Castilla y León
Castillo de Villaviciosa y verraco extraído del Castro de Ulaca – Destino Castilla y León

Saliendo por una pista de Villaviciosa, se llega a un aparcamiento desde donde se inicia la ascensión a pie al castro en sí.

Subida al Castro

No existe un camino en sí mismo para subir al Castro de Ulaca. Lo más parecido son unos mojones de piedra que señalan la zona de subida. La subida no es difícil, pero si posee algunas zonas de gran pendiente o resbaladiza. Pero lo más duro de este kilómetro y medio, aproximadamente, es que se hace pesado al no tener referencias claras.

Subida al Castro de Ulaca - Destino Castilla y León
Subida al Castro de Ulaca – Destino Castilla y León

¿Qué te vas a encontrar?

La subida, sin ser especialmente dura, si es recomendable contar con un buen calzado de montaña, a ser posible que proteja el tobillo. Durante la subida hay varios carteles con información adicional del punto en el que nos encontramos.

Incluso antes de subir, existe una zona de grandes piedras megalíticas con curiosas formas redondas, que bien pueden parecer huevos o cabezas de animales. Estas piedras, justo al borde del risco, se cree que pudieron ser consideradas totémicas, y por tanto un lugar sagrado. Incluso en una de ellas, se ha cristianizado en el pasado, marcando una cruz.

Formaciones rocosas esféricas o con formas de cabeza en la subida al castro - Destino Castilla y León
Formaciones rocosas esféricas o con formas de cabeza en la subida al castro – Destino Castilla y León

¿Qué hay que tener en cuenta durante la subida, y luego la bajada? Que este cerro se usa por los ganaderos locales para pastar sus vacas, de la famosa raza avileña y de la que salen los verdaderos chuletones de Ávila. Están habituadas a ver gente y no son agresivas, pero por si acaso, os recomendamos no acercaros demasiado y provocarlas.

Antes de llegar al propio castro, hay que pasar por dos líneas de murallas. Este primer recinto amurallado bien podría ser una especie de barbacana defensiva. Tras la segunda puerta, de un recinto con una muralla bastante bien conservada y dispuesta, se entra en la propia ciudad céltica.

Visita a la parte alta del Castro de Ulaca

Lo primero que llama la atención y más si habéis estado alguna vez en otros yacimientos prerrománicos, como los castros del norte de León o Numancia, es el poco urbanismo que se ve en este castro.

Casas excavadas en el Castro de Ulaca, en la década de los 70 - Imagen de Xemenedura
Casas excavadas en la década de los 70 en el Castro de Ulaca – Imagen de Xemenedura

Los vettones vivían adaptándose a la orografía, por lo que sus casas no estaban adosadas unas a otras y no existían calles como las entendemos actualmente. Este concepto urbano nos viene de nuestra cultura romana. Estas casas, como mucho tenían unas cercas para estabular el ganado y la superficie libre entre casas, es lo que podríamos llamar calles. En total se han localizado cerca de 250 casas,.. que hoy no dejan de ser un montón de piedras caídas, con una plantas rectangulares o cuadradas, que en algunos casos se han levantado como un cimiento de piedra.

El Altar de los sacrificios

Este es elemento más importante y reconocible de este yacimiento, ya que es un bloque granítico de singular tamaño y tallado, con dos escaleras y una sucesión de cubetas, con canales de rebosamiento, todo cincelado sobre la piedra en sí.

Altar vettón de Ulaca - Destino Castilla y León
Altar vettón de Ulaca – Destino Castilla y León

La piedra es impresionante en sí misma. Por descripciones que no vienen de las crónicas romanas, especialmente la de Julio Cesar cuando pacificó la Hispania romana, sabemos que los vettones, como otros pueblos celtas, realizaban sacrificios en forma de sangre a sus dioses. La sangre podría ser tanto de animales como de humanos.

Recreación del Altar vettón del Castro de Ulaca - Destino Castilla y León
Recreación del Altar vettón del Castro de Ulaca – Destino Castilla y León

Un hecho curioso es que en un hueco se ha abierto una grieta, en la que ha anidado un roble; un árbol sagrado para los druidas o chamanes celtas. Durante nuestra visita estaba sin hojas, pero nos consta que cada primavera reverdece, como el recuerdo de estas gentes.

La Sauna

De nuevo otro recinto que se cree que se conoce su función, aunque no deja de ser especulativo. Pero lo más curioso es que mientras que altares vettones hay muchos, como el que ya descubrimos en Hoyocasero, en Gredos, durante la II TuitQuedadaMicológica, o bien la muy famosa, “silla de Felipe II”, próxima al Monasterio del Escorial, saunas como tal no son para nada habituales, y es posible que se trate de otra cosa.

Sauna del Castro de Ulaca - Imagen de Xemenendura
Sauna del Castro de Ulaca – Imagen de Xemenendura

Este conjunto lítico, que puede ser igualmente una fragua o un horno, se localiza en el centro de este complejo de unas 60 Ha. Está formado por una cámara semi subterránea tallada en la roca, sobre una acumulación de rocas y algunos muros. La teoría de una sauna ritual está bastante extendida actualmente, aproximando esta práctica a la que practicaban otras culturas castrenses del norte de España, llamadas pedras formosas.

En este sentido, sería un lugar de rituales de iniciación o de paso de niño a hombre, o la “consagración” como guerrero.

La atalaya

Esta construcción en forma de torre está integrada en las defensas de la ciudadela. Desde esta parte del castro se divisa prácticamente toda la ciudad y sus accesos.

Se estima que pudiera ser un punto de vigilancia por su posición estratégica, o bien una vivienda cuartel, de algún miembro importante del castro vettón.

Las canteras

Este es un punto nada habitual dentro de los castros; localizar las canteras de extracción de piedra y zonas de tallado para la elaboración de sillares. Igualmente, están las marcas de cinceles, restos de piedras a medio extraer,.. Las canteras de Ulaca confieren un aspecto mágico al lugar, parece como si el tiempo detenido pudiera ver en algún momento el retorno de las gentes de Ulaca para terminar los trabajos abandonados a medio hacer.

Lo original de estas canteras no es la cantera en sí, si no que estás, se encuentren en el interior de la ciudadela.

Otros puntos interesantes de la visita

Llegar a este castro es un pequeño desafío, más aún si viajas con niños; aunque a ellos igual no les impresione igualmente la historia. Otro punto singular son las vistas desde la parte alta, que permite divisar gran parte de la provincia de Ávila. De hecho, destaca la ciudad de Ávila, a unos 20 km. Otro lugar fácilmente distinguible es castillo de Malqueospese, un típico castillo medieval con sus leyendas románticas de amoríos.

Vistas de la meseta desde el Castro de Ulaca - Destino Castilla y León
Vistas de la meseta desde el Castro de Ulaca – Destino Castilla y León

Información de interés sobre la zona

¿Cómo llegar?

Para llegar al Castro de Ulaca, primero debéis llegar a la pedanía de Villaviciosa. Tras esto, pasar por una pista de montaña, que está bastante bien para ir en coche unos 600 metros. Ahí se llega a un pequeño parking a la puerta de la subida.

Para llegar a Villaviciosa, primero hay que pasar por Solosancho, que se encuentra en la carretera nacional N512, que es una desviación en el kilómetro 262 de la Nacional N110.

¿Dónde alojarte?

Esta zona está a los pies de la Gredos, por lo que está salpicada de muchas casas y hoteles rurales. Pero igualmente, se encuentra e escasos 25 km. de Ávila, por lo que o bien puedes alojarte en el propio pueblo de Villaviciosa, que cuenta con los coquetos Apartamentos Turísticos Matagacha, que estaban bastante llenos el día que pasamos por la zona.

Apartamentos turísticos Matagacha - Imagen del hotel
Apartamentos turísticos Matagacha – Imagen del hotel

O bien alojarte en Ávila, donde os podemos recomendar el Hostal Doña Juana, en el centro de la ciudad.

¿Dónde comer?

Quizás este sea el punto flaco de esta zona, ya que no vimos más que un bar en Villaviciosa, donde para tomar una tapa rápida, puede estar bien, pero no da más de sí. Caro para el servicio prestado.

Restaurante Juan Luna - Imagen de Carolina Pecharromán
Restaurante Juan Luna – Imagen de Carolina Pecharromán

Ya una vez que es necesario coger el coche, alternativas interesantes podéis encontrar en Solosancho el Restaurante de la Gasolinera, en plan raciones y bocadillos; o algo más alejado, en Muñogalindo, el Restaurante Juan Luna, junto a la carretera, que conjuga cocina tradicional con cocina moderna.

También te puede interesar

Previous ArticleNext Article
Ingeniero Industrial de vocación y profesión, he encontrado en los blogs la forma de plasmar mi pasión por los viajes, la gastronomía y los vinos. Especialmente los procedentes de Castilla y León

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ultimas entradas