En el Parque Natural de las Hoces del Río Duratón, en la provincia de Segovia, podemos disfrutar de una experiencia única: adentrarnos en piragua en el serpenteante río Duratón, entre las estrechas paredes de piedra horadadas hace miles de años por el paso del agua.
 
Piragüismo en las Hoces del Río Duratón


Ver la ruta de Piraguismo en las Hoces del Río Duratón en un mapa más grande

 

Parque Natural de las Hoces del Río Duratón

Piragüismo en las Hoces del Río Duratón, Grupo

 
Una fantástica actividad para disfrutar de uno de los parajes más insólitos de Castilla y León. Varias empresas ofrecen el alquiler de piraguas como: Hoces del Duratón y Duratón Aventura. Es obligatorio acceder con un monitor o guía por tratarse de un entorno protegido. Su precio es de unos 35 euros y el recorrido dura 3 horas aproximadamente.  Los monitores son muy amables y allí te contarán cómo se conserva la familia de buitres más grande de Europa y las historias y leyendas que rodean el lugar.

Precisamente la noche anterior encontramos este audio de 12 minutos que cuenta los misterios de San Frutos, el Santo medieval patrono de Segovia, que habitó en la ermita construida a los pies de las Hoces del río Duratón.
 


 
Practicar piragüismo en el embalse o en otras partes del río no protegidas cuesta unos 22 euros, pero si has llegado hasta allí, merece la pena conocer el interior del Parque Natural.
 

No te puedes perder

  – El  Monasterio del s.XII construido sobre las paredes de roca que bordean el río dónde habitó una comunidad de monjes hasta la desamortización de Mendizábal. Fue visitado en numerosas ocasiones por Isabel I de Castilla y Felipe II.
 

Monasterio en las Hoces del Río Duratón

 
  – La Ermita de San Frutos. Hay quien dice que es “un lugar de poder”. Nosotros nos conformamos con la belleza que envuelve este lugar, enclavado en una de las paredes más altas de las Hoces del Río Duratón, dónde llegan a alcanzar los 100 metros de altura. Podrás verla desde la piragua aunque también recomendarmos ir hasta allí y visitar su interior, donde reposa San Frutos y sus dos hermanos también Santos.

La leyenda cuenta que si se pasa tres veces de rodillas debajo del altar del Santo desaparecen los dolores de espalda.
 

Piraguismo en las Hoces del Río Duratón

 
  – Contemplar la fauna del parque, dónde el Buitre, con sus 2 metros de envergadura, es el auténtico protagonista. Están acostumbrados a la presencia humana por lo que no es de extrañar que algún buitre planee muy cerca de tu piragua. Una verdadera maravilla.

  – Bañarse en el río. Hacia la ermita de San Frutos hay una pequeña playa natural dónde aparcar tu piragua y darte un refrescante baño si lo deseas. Las aguas del río Duratón son muy tranquilas y la sensación de las corrientes de agua caliente y frías es única.

 

bañarse en el río Duratón

 
– El silencio entre las rocas. Merece la pena mantenerse callado y disfrutar del silencio que rodea el río, a veces interrumpido por el viento que sacude las hojas de los árboles.
 

Dónde Comer

Las empresas de turismo activo que operan allí ofrecen paquetes que incluyen piraguas+comida, aunque puedes llevar tu propia comida. Las instalaciones cuentan con un amplio comedor y duchas. También puedes acercarte hasta Sepúlveda, a tan sólo 15 kms, dónde degustar el famoso cochinillo segoviano o menús del día en alguno de sus numerosos restaurantes, y es que Sepúlveda es famosa por sus asados.

¿Has estado alguna vez? ¿Quieres preguntarnos algo?  ¡Déjanos tu comentario!
 
Enlaces relacionados:
    Pasar un fin de semana en Segovia.
    Ruta de tapas por Segovia.
    Las Fuentes de la Granja.
    10 rincones para enamorate en Castilla y León.
    Comer en el Restaurante Los Chicos de Villaverde de Iscar.
    Descubrir el gastroturismo viajando por la comarca de Coca, Segovia.