Si vas a visitar Segovia te recomendamos aparcar a las afueras y recorrer a pie el casco histórico. Caminando por sus callejuelas podrás disfrutar de los rincones y detalles que hacen única a esta ciudad. ¿Sabías que los tejados de Segovia sólo tienen una capa de tejas y éstas apuntan hacia arriba? ¿Sabías que las fachadas tradicionales se cubrían con dibujos en yesería para ocultar los materiales con que se hacían? Segovia está llena de curiosidades. Sus calles nos hablan de tiempos lejanos ¿Quieres conocer su historia y el valor de sus monumentos? Sigue atento a esta Guía para Visitar Segovia escrita por Narciso Casas, nuevo colaborador en este medio. Escritor, pintor y apasionado por la Historia.

Guía para Visitar Segovia, todo lo que debes saber

Segovia está inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial en 1985 por agrupar monumentos excepcionales desde época romana hasta la época gótica. Edificado probablemente hacia el año 50 d.C, su Acueducto fue uno de los más importantes del mundo romano no sólo por su recorrido, de casi 15.000 metros, con un admirable estado de conservación.

 

segovia-fachada-restaurante-candido

Segovia destaca dentro del entorno de la ciudad vieja, es decir, en su casco antiguo, donde se levantan diversidad de edificios históricos. Tenemos el Alcázar, cuya construcción se inició en el siglo XI, y la catedral gótica del siglo XVI. Moros, cristianos y judíos coexistieron durante mucho tiempo en la ciudad medieval y trabajaron juntos.

El Acueducto de Segovia

Una construcción romana situada en la ciudad española de Segovia. Se trata del símbolo más importante para los habitantes de Segovia, hasta el punto de figurar en su escudo. Se trata de la obra de ingeniería civil romana más importante de España. Fue realizado con unos 25.000 sillares de granito unidos sin ningún tipo de argamasa, (mezcla de cal, arena y agua) tiene una longitud de 818 metros.

segovia-acueducto

El acueducto de Segovia conduce las aguas del manantial de la Fuenfría, situado en la sierra cercana a 17 kilómetros de la ciudad, en un paraje denominado La Acebeda. Recorre más de 15 kilómetros antes de llegar a la ciudad. El agua se recoge primeramente en una cisterna conocida con el nombre de El Caserón, para ser conducida a continuación por un canal de sillares hasta una segunda torre llamada Casa de Aguas, donde se decanta y desarena, para continuar su camino.

acueducto-de-segovia

En la parte más elevada mide 28 metros con cerca de 6 metros de cimientos y tiene dos órdenes de arcos sobre pilares. En total tiene 166 arcos. Desde su llegada a la ciudad hasta la plaza de Día Sanz hay 75 arcos sencillos y a continuación 44 arcadas de orden doble esto es, 88 arcos, siguiendo después otros cuatro arcos sencillos.

Acueducto se adentra en la ciudad de Segovia

En el primer sector del acueducto aparecen 36 arcos apuntados, reconstruidos en el siglo XV para restaurar la parte destruida por los musulmanes en el año 1072. También en lo alto pueden verse dos nichos, uno a cada lado del acueducto.

Se sabe que en uno de ellos estuvo la imagen de Hércules Egipcio, que según la leyenda fue el fundador de la ciudad. En tiempos de los Reyes Católicos se colocaron en esos dos nichos la imagen de la Virgen de la Fuencisla patrona de la ciudad y San Sebastián mártir, es un santo venerado por la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa. Fue soldado del ejército romano y del emperador Diocleciano.

El Alcázar de Segovia

Es el otro gran monumento más destacado de la ciudad de Segovia en la confluencia de los ríos Eresma y Clamores. Sobre los restos de éste, el alcázar fue erigido como fortaleza hispano-árabe. La primera noticia documental que se conserva del edificio data del año 1122, poco después de que Alfonso VI de León reconquistase la ciudad, aunque no es hasta el año 1155 cuando aparece citado con la denominación de alcázar, en una carta custodiada en el archivo de la catedral.

alcazar-de-segovia

Fue residencia del rey Alfonso VIII. En 1258, reinando Alfonso X, se hundió el palacio cuando el rey se encontraba en su interior. Este núcleo más antiguo corresponde con la sala de armas. Fue numerosas veces restaurado y ampliado, posiblemente desde Alfonso X hasta Felipe II. El Alcázar se convirtió en una de las residencias favoritas de los Reyes de Castilla, en especial de Alfonso X el Sabio. 

En 1762 Carlos III de España fundó en Segovia el Real Colegio de Artillería que tuvo su sede en el alcázar. En 1862, un incendio destruyó las suntuosas techumbres de las salas nobles, que pudieron ser reconstruidas gracias a la existencia de grabados del pintor y escenógrafo español. José María Avrial y Flores en 1844.

En la planta inferior encontramos una de las mejores y más completas colecciones de armas y armaduras de la Edad Media y Moderna que se conservan en España. 

En 1931 fue declarado monumento histórico artístico. Actualmente, alberga un Museo de Armas y el Archivo General Militar de Segovia, el archivo histórico más antiguo de las Fuerzas Armadas de España.

El Monasterio del Parral

Es un complejo monacal situado a las afueras de la ciudad de Segovia, junto a la Casa de la Moneda y la alameda de la Fuencisla. De estilo gótico es uno de los edificios religiosos más relevantes de Segovia. En su interior se guardan numerosas obras de arte. El museo es visitable de miércoles a domingo. Los pases son a las 11,00 y 17,00 h.

monasterio_de_santa_maria_del_parral_segovia-_portico

En 1455 Enrique IV de Castilla mandó construir en la finca El Campillo un palacio de recreo. Poco después lo donó a los franciscanos convirtiéndolo en convento. El 12 de abril de 1468, ya con los Reyes Católicos, se cede a las Clarisas franciscanas convirtiéndolo en un convento de clausura que se ha mantenido hasta la actualidad. La capilla mayor tiene estilo mudéjar.

 

El actual edificio monacal fue en origen casa de recreo del rey. Al lado este del claustro se ubican dos sacristías y la sala capitular. La sala capitular se sitúa entre las sacristías. La sacristía más cercana a la capilla mayor está decorada con motivos florales y heráldicos de Castilla, León y Portugal. La entrada desde el claustro se realiza mediante una portada gótica justo debajo del campanario. La sala denominada el panteón es una construcción inacabada cubierta por bóvedas en cuyos arranques se ve el escudo de Enrique IV. Recibe este nombre por haber sido nombrado el convento como lugar de enterramiento en el testamento de Isabel la Católica.

También te puede interesar

10 rincones ocultos de Segovia

Recorre la Ruta de los Castillos de Segovia y su provincia

Visita al Alcázar de Segovia

Ruta de tapas por Segovia

El Real Sitio de La Granja de San Ildefonso