Comentario de cata del tinto roble 2015 de Bodegas Prado Rey 0 590

Barricas de bodegas Prado Rey

Queremos realizaros nuestro particular análisis de este vino, el tinto roble 2015 de Bodegas Prado Rey. Esta bodega cuenta en nuestro entorno de una gran cantidad de aficionados, pese a esto, nunca nos habíamos parado analizar este vino, que más allá de los datos técnicos, os aportamos nuestras sensaciones y experiencias.
 

Bodegas Prado Rey

Durante siglos, esta zona de la Ribera del Duero fue una finca de recreo, que según se recoge en un documento encontrado en el Archivo de Simancas, fue adquirido por Isabel La Católica, y estuvo en manos de monarcas hispánicos hasta que Carlos I, se la cede al abuelo del Duque de Lerma. Este fue el encargado de edificar un palacete, para recreo de reyes y cortesanos.

Casona original del Duque de Lerma, sede de las bodegas Prado Rey
Casona original del Duque de Lerma, sede de las bodegas Prado Rey

Esta bodega se integra en la Ribera del Duero, contando con unos terrenos situados en lo que popularmente se conoce como la Milla de Oro de la Ribera, por la gran calidad de los caldos producidos en esa zona. Además de majuelos, en sus terrenos existen bosques y pinares donde se realiza una gran labor de conservación de la fauna autóctona de la zona, que antaño era muy apreciada por su valor cinegético.
 

Comentario de cata del tinto roble 2015 de Bodegas Prado Rey

Variedad de uva: Se trata de un tinto compuesto en un 95% de la variedad Tempranillo, al que se le da un aporte con 3% Cabernet Sauvignon y 2% de variedad Merlot.
Origen: Procedente de la DO. Ribera del Duero.
Elaboración: las uvas proceden de 8 pagos de una altura media de 815 metros. Se realiza la fermentación de forma espontánea, es decir con levadura autóctona de la uva, y se deja hacer una maceración de 3 meses en barricas de roble europeo y americano.

Botella de vino tinto roble 2015 de Bodegas Prado Rey

 

Características

Visualmente presenta una capa media, de un color rojo púrpura y ribete ligerísimamente anaranjado, aunque los destellos siguen violáceos, por lo que no muestra signos de edad.

Aromáticamente es muy fresco, con sus característicos aromas de frutas rojas y negras, típicas de la variedad, y si acaso, algo de especias dulces al final.

En boca está muy equilibrado, con un tanino más suave de lo que podríamos esperar por su paso por barrica. Redondeado en botella, tiene un postgusto largo debido a su untuosidad.

Copa de vino Tinto Roble 2016 de Bodegas Prado Rey - Destino Castilla y León
Copa de vino Tinto Roble 2016 de Bodegas Prado Rey – Destino Castilla y León

 

Nuestras impresiones

Pese a que este vino tiene muchos fans, a nosotros nos resulta aburrido y ya poco original, aunque no por ello sin calidad. Nos resulta curioso cómo año tras años, apenas hay variaciones en el vino producido. Esto sin duda proviene de un gran trabajo del equipo de enólogos de la bodega, eso hay que reconocerlo, porque el vino es un ser vivo que evoluciona y no todos los años son iguales.

Para nuestro gusto, presenta una maceración atípica para tan escaso paso por barrica. Esto resulta curioso. El vino es agradable, fácil de beber, pero tampoco nos enamora. Eso sí, siempre es un valor seguro. Sabes que te va gustar.

Valoración de 3 sobre 5 para este vino

Pese a estos contras, el vino es correcto y muy versátil, siendo útil en múltiples circunstancias, y eso también lo valoramos.
 

Propuesta de maridaje

Este vino es muy versátil, ya que no es destaca en un estilo determinado y es muy equilibrado. Esta simplicidad es su mayor ventaja, pues le permite combinarse de mil formas. Vamos el vino que recomendaríamos a un bar de tapeo, puesto que siempre encuentra en este vino un gran aliado.

Armonía con unos judiones de la granja del tinto roble 2016 de bodegas Prado Rey
Armonía con unos judiones de la granja del tinto roble 2016 de bodegas Prado Rey

 
No obstante, cuando nos paramos a analizar este vino, estábamos en una zona de montaña cercana a Segovia, en un día que, aunque el sol brillaba alto y hacía un día bonito, la temperatura no era para nada agradable, por lo que unos ricos Judiones de la Granja fueron el plato de entrante. Después un chuletón de buey completó una gran comida. Con un menú así, este tinto roble 2015 Prado Rey destacó en una buena armonía de sabores.
 
Como has podido ver, este vino, sin ser nuestro favorito resulta muy agradable e interesante, siendo el vino con el que nunca fallas, aunque tampoco arriesgas. ¿Y a ti? ¿Cuál es tu vino favorito para salir de chateo o de tapas? ¿Conocías este vino tinto roble de Prado Rey? Cuéntanos tus experiencias disfrutando de este vino.

Otras entradas relacionadas que te pueden interesar…

Previous ArticleNext Article
Ingeniero Industrial de vocación y profesión, he encontrado en los blogs la forma de plasmar mi pasión por los viajes, la gastronomía y los vinos. Especialmente los procedentes de Castilla y León

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Artículos más populares

Editor Picks

overlay