Los fantasmas de la Casa de Zorrilla 4 2639

Encuadrada en la parte más antigua de Valladolid, en la calle Fray Luis de Granada, 2, esta casa nos habla de unos tiempos ya desaparecidos, pero que siguen vivos en este rincón de la ciudad. El edificio pertenece a un ala del palacio de los Marqueses de Revilla, un casón renacentista del siglo XVI.

La actual casa de Zorrilla, tenía su propio acceso desde el patio jardín trasero, desde dónde hoy arrancan las visitas guiadas gratuitas que nos hablan de la apasionante vida del escritor José Zorrilla y las historias ligadas a sus estancias.
 

     

 

Cómo fue y como es la Casa Zorrilla

La casa en vida de José Zorrilla

Los padres de José Zorrilla alquilaron la vivienda en su juventud, dando a luz al poeta en 1817.

La  familia permanecería allí durante 7 años más, hasta que se trasladan a Burgos, Sevilla y finalmente Madrid. Por un corto espacio de tiempo, sus padres le hicieron regresar a la casa de Valladolid, hasta que a los 19 años, se escapó a Madrid, donde tras un tiempo consiguió hacerse un renombre en los círculos artísticos y bohemios de la capital.

Su vida siempre fue dura, pues su pasión por las artes le arrastró a no tener un trabajo estable, únicamente lo conseguiría durante sus estancias en México e Italia.

Fue un viajero empedernido, y de sus viajes por todo el mundo coleccionó muebles y exóticos artículos de decoración de lo más variopintos, que llevaba consigo de destino en destino.
 

Jaula de pájaros disecados exóticos traídos de diferentes lugares del mundo

 
En su madurez debió pasar alguna vez más por la casa, pero finalmente se establecería en Madrid, donde en 1893, murió a los 81 años de edad. Como no, sentado en su escritorio, escribiendo.
 

La casa después de José Zorrilla

A su muerte, el Ayuntamiento de Valladolid adquiere la casa para preservarla como museo del poeta romántico. Su viuda, cederá los muebles y los enseres personales originales para completar la casa, que hoy, más de 100 años después del fallecimiento del poeta, podemos visitar y disfrutar de sus múltiples actividades.
 

Clavicordio, instrumento musical perteneciente Juana Pacheco

 

Visita y actividades actuales en la Casa de Zorrilla

Lo primero que vemos al entrar es el patio de la casa. Se trata de un jardín romántico rehabilitado en 1997 para recrear el estado original de mediados del siglo XIX. En seguida vemos la entrada a la casa propiamente dicha. Entrando está la recepción de visitantes, y tras esta; el recibidor oficial, donde se puede disfrutar de un vídeo sobre la vida de José Zorrilla.
 


 
Muchos especialistas en Zorrilla indican que su vida fue incluso más interesante que su obra.
 
Inmediatamente después del vídeo, subimos a la primera planta, donde encontramos un recibidor que hace de distribuidor entre las diferentes estancias. Empezamos por la cocina. Se trata de una cocina simple, ya que aquí no se cocinaba, si no que se terminaban de preparar los platos que previamente habían sido elaborados en la cocina de abajo, actualmente transformada en biblioteca.
 
Cocina de la casa

 

El fantasma de la abuela Nicolasa

Al lado se encuentra la “habitación de la abuela Nicolasa” de José Zorrilla. Parece ser que en esta habitación aún reside el fantasma de esta mujer, que murió antes de nacer su nieto José Zorrilla, pero que según se cuenta, cuando el poeta contaba con 5 años de edad, el espectro de su abuela se apareció en la que fuera su habitación entonces habilitada para los invitados.

Los guías oficiales dicen no haber visto nada, pero admiten haber sentido ruidos extraños, caídas de espejos y encendido y apagado de luces. ¿Verdad o mentira? Os dejamos a vosotros descubrirlo.
 


 

Continua la visita

Regresando al distribuidor, encontramos las estancias de visita, donde primero sus padres, y después el poeta recibía a las numerosas visitas. Un poco mas adelante, encontramos el comedor de verano y la primera habitación de la casa. Llama la atención las paredes encaladas y el mobiliario tan simple.

El blanco de las paredes se debe a la reforma de finales de los 90, en la que el arquitecto eliminó las paredes cubiertas de papel o sedas, que en el siglo XIX estuvieron tan de moda. Una aberración sin sentido, pero que ya no se puede deshacer. El escaso mobiliario se explica por los pocos ingresos que tenía José, y las necesidades de la época.

Cabe destacar que la vivienda no tiene instalación de agua corriente, y que la iluminación eléctrica actual es un añadido posterior. Igualmente, tampoco disponían de baños, por lo que el aseo se hacía en palanganas y orinales.
 

Distribuidor de la Casa de Zorrilla

 
Continuando la visita, podemos ver el vestidor de la segunda mujer de José Zorrilla, Doña Juana Pacheco. De este lugar se conserva un clavicordio y un espejo original.

Desde esta sala, se accede al dormitorio del matrimonio. Destaca el buen estado de conservación de la cama, que es la original del poeta y su mujer, cuyas ruedas aún son de madera.
 

Habitación y cama donde nació y durmió José Zorrilla y su segunda mujer

 
Desde aquí, se puede ir a la habitación de trabajo del poeta. José Zorrilla fue muy peculiar en su trabajo, ya que siempre colocaba su despacho en la misma posición, con la misma mesa y la misma silla mirando a la pared para que nada le distrajese. En esta estancia, la única que conserva el papel original, se encuentra la máscara mortuoria del poeta, con lo que podemos saber cómo era su rostro en el momento de su muerte.
 
habitación de la Casa de Zorrilla

 
Y finalmente se llega al salón de invitados, que es la estancia más grande con dos accesos. En él se conserva un cuadro impactante, muy del gusto del romanticismo. El cadáver de un muerto hablando con el fraile, del pintor Gabriel Osmundo Gómez.

También se conserva un arpa original de Juana Pacheco, que como dama de la época tenía en la música su entretenimiento. Igualmente impresionantes son los muebles decimonónicos, que se conservan tal y como los usaron José y Juana.
 

Salon de la casa de José Zorrilla

 
En este salón existe un piano de cola original de la época, aunque no perteneció a la familia de José Zorrilla. Se trata de una donación realizada por unos particulares y que dado el valor histórico y económico se ha incluido en la estancia.
 
Piano en la Casa de Zorrilla

 
Aquí termina nuestra visita pero la Casa Museo José Zorrilla ofrece muchas más actividades culturales que puedes consultar en su web. La visita se puede realizar de forma gratuita de martes a sábado de 10 a 14 h. y de 17 a 20 hs. Y los domingos de 10 a 14 h.

Sin duda, la casa de José Zorrilla es un punto atractivo que ningún amante de la lengua castellana y del romanticismo debería perderse, con o sin fantasma. 

¿Has estado ya en la Casa de Zorrilla? Cuéntanos que impresión te dejo. ¿Tuviste la suerte de sentir “a la abuela”?
 

Situación de la Casa de Zorrilla

Casa Museo de José Zorrilla
Fray Luis de Granada, 2 (ver en un mapa)
47003 – Valladolid ‎
Telf.: +34 983 42 62 66

 

Otros artículos relacionados

    Cervezas artesanas de Castilla y León.
    Santa María de la Antigua, La Notre Dame de Valladolid.
    La Catedral de Valladolid, lo que pudo haber sido y no fue.
    Hamburguesas de autor en Valladolid en ‘2 Mujeres al borde de un ataque de nervios’.
    Safari fotográfico por el Valladolid actual.
    Ruta de tapas por la zona centro de Valladolid.
    Ruta de tapas por la zona de la Catedral y San Martín en Valladolid.
    Enoturismo urbano en la Señorita Malauva.
 

Previous ArticleNext Article
Ingeniero Industrial de vocación y profesión, he encontrado en los blogs la forma de plasmar mi pasión por los viajes, la gastronomía y los vinos. Especialmente los procedentes de Castilla y León

4 Comments

  1. Questo e’ il blog giusto per tutti coloro che vogliono capire qualcosa su questo argomento. Trovo quasi difficile discutere con te (cosa che però in realta’ vorrei… haha). Avete sicuramente dato nuova vita a un tema di cui si e’ parlato per anni. Grandi cose, semplicemente fantastico!

  2. Grazie all’autore del post, hai detto delle cose davvero giuste. Spero di vedere presto altri post del genere, intanto mi salvo il blog tra i preferiti.

  3. Non mi capita mai di fare commenti sui blog che leggo, ma in questo caso faccio un’eccezione, perche’ il blog merita davvero e voglio scriverlo a chiare lettere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos más populares

Editor Picks