Asado de cordero al estilo arandino 0 2007

Cordero asado al estilo arandino - Destino Castilla y León

Hace escasos días que hemos acabado las fiestas de Navidad, y queremos compartir la experiencia que hemos podido realizar asando un cordero al estilo arandino. Asar un cordero, ya sea lechal o no, a este estilo es básicamente muy sencillo, pero como todo, requiere de su práctica y de conocer ciertos trucos para lograr un asado perfecto.

Lechazo o cordero

Antes que nada, indicaros que esta pieza de carne no la compramos nosotros; si no, que nos tocó asarla por los conocimientos que hemos ido adquiriendo. Se trataba de un cordero bastante grande. De cada mitad salieron casi 10 raciones, por lo que no es posible llamarlo lechazo, o cordero lechal.

Cuarto de Lechazo churro asado IGP - Destino Castilla y León
Cuarto de Lechazo churro asado IGP – Destino Castilla y León

Este detalle hace que el sabor sea más fuerte, al tratarse de un animal mucho más grande; y que hayamos tenido que adaptar los tiempos de asado al alza. No obstante, en cuanto a la forma de asar, viene a ser la misma.

Ingredientes de un asado de cordero al estilo arandino

    • Pieza de cordero o de lechazo.
    • Agua.
    • Sal.
    • Manteca de cerdo, aunque nosotros hemos aligerado con aceite de oliva virgen extra.
    • 4 dientes de ajo sin pelar.
    • 3 hojas de laurel.

 

Ingredientes del cordero al estilo arandino
Ingredientes del cordero asado – Destino Castilla y León

 
Tal y como podéis ver, son muy pocos ingredientes, pero si la carne es buena, el resultado del asado será exquisito. Otro detalle que vamos a indicar, para evitar malos entendidos. Lo ideal es asar en un horno de leña, y no en un horno eléctrico. Pero como en otras recetas, no todo el mundo dispone en sus casas de la capacidad de disponer de un horno de leña para asar, o como a nuestros amigos de A Tavola con il Conte, para hacer una pizza.

Cómo asar un cordero al estilo arandino

1.- Como vamos a usar el horno, lo primero será precalentarlo, para lograr ponerlo a 170ºC con ventilador, para que distribuya el calor. Otro factor clave es la bandeja, que ha de ser una bandeja de barro y que sea resistente al horno.

Preparamos la salsa del asado
Preparamos la salsa donde vamos a asar – Destino Castilla y León

2.- Al contrario que en otras formas, no vamos a “embadurnar” la carne del cordero previamente con algún aliño. Este estilo es muy simple, por lo que el secreto está en la calidad de la carne. Si podéis, siempre elegid que sea de Denominación de Origen Lechazo de Castilla y León. El truco estará en que la carne nunca esté en contacto con el agua de la salsa.

Nosotros para lograr este objetivo, como eran piezas muy grandes y las encontramos cortadas, hemos puesto dos tazones de barro, igualmente adaptadas para al horno, a modo de soporte, de modo que el contacto con el agua queda reducido al mínimo.

3.- Añadimos un vaso de agua; y en el agua, colocamos los dientes de ajo y el laurel, que en el fondo son opcionales. Añadimos una cucharada de sal al agua y sobre la carne un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Originalmente debería ser manteca de cerdo, pero hemos querido desgrasar un poco.

Metemos a asar la carne - Destino Castilla y León
Metemos a asar la carne – Destino Castilla y León

4.- Introducimos la bandeja con la carne en el horno y permanecerá en él según tamaño, diferentes tiempos.

    Para un lechazo normal: 2 tandas por cada lado, alternando, durante 20 minutos a 170ºC.
    Para un cordero grande: 2 tandas por cada lado, alternando, durante 30 minutos a 170ºC.
horneamos por ambos lados
Damos la vuelta a la carne y regamos con salsa – Destino Castilla y León

Cada vez que sacamos la carne, regaremos con la salsa la superficie de la carne.

5.- Después de esto, vamos a darle esa textura final que hace que la carne esté algo crujiente. Para ello, pondremos el horno a 240ºC y lo tendremos, como en el punto anterior, distintos tiempos según el tamaño.

    Para un lechazo normal: 3 minutos por cada lado a 240ºC.
    Para un cordero grande: 6 minutos por cada lado a 240ºC.

Cuando saquemos el lechazo, estará listo para consumir. Si veis que está muy seco, deberéis ir comprobando cómo va evolucionando, y poner o quitar minutos. Si no lo vais a consumir inmediatamente después, es mejor que se ase con más agua.

Propuesta para el maridaje

Esta pieza de cordero con lo que mejor armoniza es con un vino de su tierra; en este caso nos hemos decantado por este vinazo procedente de la Bodega Balbás, en DO. Ribera del Duero y que visitamos el año pasado. Un vino crianza especial, perfectamente equilibrado e ideal para este tipo de carnes.

Armonia del cordero al estilo arandino
Maridaje del cordero asado con un vino de la Ribera del Duero – Destino Castilla y León

Evidentemente esta pieza de carne tan grande, se le pueden buscar otras armonías, y ya que éramos varios comiendo tanta carne, fue necesario abrir otro vino con carácter y personalidad que se equilibre con la carne. En esta segunda ocasión nos dejamos llevar por un vino de la DO. Toro. El Lágrima crianza de bodegas Fariñas; un vino potente, aunque domado.

Y como podéis comprobar, hay muchas formas de asar un cordero o un lechazo; nosotros ya te hemos propuesto algunas versiones de Castilla y León. Y a vosotros, ¿Cómo os gusta asar los lechazos o los corderos? Contadnos con un comentario cuál es vuestro estilo favorito.

También te puede interesar

Previous ArticleNext Article
Ingeniero Industrial de vocación y profesión, he encontrado en los blogs la forma de plasmar mi pasión por los viajes, la gastronomía y los vinos. Especialmente los procedentes de Castilla y León

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ultimas entradas