La tradición de repartir sal y suerte en el Restaurante el Torreón de Tordesillas 0 2944

“Original es volver al origen”. Así rezaba el comunicado del Restaurante “El Torreón” de Tordesillas, que llegó a nuestra redacción los pasados días y que tanto llamó nuestra atención. Durante nuestra visita a la Villa del Tratado, acudimos con curiosidad a dicho establecimiento que, durante 37 años, se ha granjeado una exitosa fama en la localidad tordesillana. La originalidad conseguida al servir las carnes a la brasa con “la lluvia de sal”, va camino de convertirse en toda una tradición. Y es que su gerente, Jeremías de Lózar, a modo de ritual, lanza una auténtica lluvia de perdigones de sal gorda a una distancia de dos o tres metros sobre la carne, la mesa y en ocasiones sobre el mismo comensal.

“El Torreón de Tordesillas”, un lugar elegante y una cocina sin artificios

Nada hace presagiar lo que descubres una vez que estás dentro. La fachada dice más bien poco, pero el interior está lleno de sorpresas. Nos recibe Jeremías de Lózar con una amplia sonrisa y la confianza que le da a uno llevar toda la vida en el negocio. A él le gusta que le llamen tabernero, porque según él todos necesitamos uno de confianza. Nos comenta que, junto a su esposa Mª Ángeles, llevan más de 37 años al frente de El Torreón de Tordesillas.

Mª Ángeles y Jeremías, gerentes del Restaurante el Torreón de Tordesillas
Mª Ángeles y Jeremías, gerentes del Restaurante el Torreón de Tordesillas

Una mirada alrededor basta para darse cuenta de que el negocio y el servicio al cliente les sigue importando. Los salones están decorados en un ambiente clásico pero actualizado (han sabido renovarse, sin morir en el intento) junto a cuadros de diferentes estilos y tamaños que forman parte de los regalos y recuerdos que han recibido ambos a lo largo de su trayectoria.

Comedor El Torreón de Tordesillas
Comedor del El Torreón de Tordesillas

Se abre la puerta y discretamente giramos la cabeza para ver quien entra. Se trata de un político bastante conocido (no diremos el nombre) que llega acompañado. Jeremías le saluda como si fueran amigos de toda la vida. Para que este personaje esté aquí, es que el servicio debe ser bastante bueno, pensamos. No fallamos. En pocos minutos comienzan a desfilar por nuestra mesa varios platillos para ir abriendo boca. Morcilla de burgos, choricito picante, mi-cuit de pato y el que fue nuestro entrante favorito: Queso frito con pimientos dulces.

entrantes Torreón de Tordesillas
Entrantes en el Torreón de Tordesillas

La tradición de repartir sal y suerte

Llega el momento de las carnes. Nos presentan chuletillas de lechazo en una preciosa vajilla con ribetes dorados con un cloche cubriendo el plato. La jarra tampoco desmerece, pues bien parece sacada de la famosa serie de “Juego de Tronos”. Para sentirte como un conde, un marqués o la etiqueta que quieras darte, que en eso no nos metemos.

Cloche sobre plato en Torreón de Tordesillas
Cloche sobre plato en Torreón de Tordesillas

A continuación recibimos el chuletón de vacuno, una contundente pieza de carne hecha a la brasa y en su punto. El punto perfecto que sabe darle alguien que lleva toda vida en los fogones. El camarero nos mira. De la mano lleva una bandejita de madera con sal gorda. Nos pregunta si estamos preparados para recibir la lluvia de sal. Primero lanza un puñado al chuletón como quien no quiere la cosa, pero después se le va la mano (sin querer, queriendo), haciendo que la sal llegue a la mesa, al resto de platos y al brazo de una servidora. Sonríe el camarero y nos dice que trae suerte. ¿Será cierto? Sin dudarlo, nos lanzamos a trinchar el chuletón, no sea que se enfríe…

chuletón de vacuno Torreón de Tordesillas
Chuletón de vacuno Torreón de Tordesillas

Como dice Jeremías “El servir a los demás es lo mío. Poder atenderles, darles de comer, servir para algo, recibir a la gente y despedirla.” Es un restaurador de esos que llama cada día al pastor que le suministra la leche con la que elabora sus quesos, o a su jardinero para que recoja las hortalizas que va a servir en el menú del día. Es de esos que prefieren no hacer las cosas que hacerlas mal.

bodega Restaurante Torreón de Tordesillas
bodega Restaurante Torreón de Tordesillas

Si has llegado a este punto ya sabrás que es un lugar recomendable para pasar una buena velada, darte un homenaje, impresionar a alguien o cuando tengas algo que celebrar. La cocina, como ves, es auténtica. Sin artificios. Puedes consultar aquí la carta. Verás que no mentimos.

Postre Leche helada en el Torreón de Tordesillas
Postre Leche helada en el Torreón de Tordesillas

Antes de terminar nos sugieren como postre tomar leche helada. Una delicia fresca para acabar con ese toque dulce en la boca que a los golosos tanto nos gusta. Nos marchamos complacidos del restaurante eligiendo la compañía para la próxima vez que pasemos por allí. Desde luego que ésta no es la última. Y esperemos que no muy lejos en el tiempo.

¿Has estado allí? Cuéntanos tu experiencia con un comentario más abajo. Estamos encantados de leerte…

También te puede interesar…

Enoturismo en las nuevas Bodegas de Ramón Bilbao en Rueda
Pasa un día completo de enoturismo en Rueda
La nueva “Misión”… de una familia, un vino de Bodegas Menade
Los 17 Pueblos de Castilla y León “Más bonitos de España”
10 Grandes rutas turísticas por Castilla y León

 

Previous ArticleNext Article
Comunicadora, escritora y creadora del medio digital independiente Destino Castilla y León. Diplomada en Turismo y Licenciada en Publicidad y RR.PP es una apasionada del turismo experiencial, la gastronomía y el vino de Castilla y León. Trabaja como redactora y Social Media Manager freelance implantando estrategias de marketing online y ecommerce. www.lolahernandez.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos más populares

Editor Picks