Descubre la iglesia de San Martín de Tours en Frómista 1 3251

San Martín de Tours

Hace tiempo visitamos unode los pueblos más emblemáticos de Palencia. Se trata de Frómista (Palencia). Un lugar que caprichos de la historia sea unto común de tres grandes rutas. Es parada obligatoria en El Camino de Santiago, por ser un lugar de culto; Posee un salto de 4 exclusas seguidas Del Canal de Castilla perfectamente conservadas; Y es uno de los iconos de la Ruta del Románico Palentino por esta maravilla que es la iglesia de San Martín de Tours.
 

San Martín de Tours en Frómista

Frómista

 
Ya te presentamos un breve resumen de la historia de esta villa, así como indicaciones de cosas que visitar.

Queríamos pararnos con más detalle en esta joya única del estilo románico universal; y es que en este estilo ,los constructores, ponían mucha atención a los detalles. Tantos que es necesario en ocasiones que alguien te guíe para disfrutarlos todos.
 

Historia de San Martín de Tours

Construida en la segunda mitad del siglo XI, según una datación en el 1066, por orden de la Reina Doña Mayor de Castilla, a gusto de esta reina. El conjunto se completaba con un monasterio benedictino, aunque nunca formó parte de la misma construcción. El monasterio fue demolido hace tiempo.

Esta iglesia será prepursora de los detalles decorativos en forma ajedrezada y que más tarde se popularizaron, pero para este momento son una novedad.

En el testamento de Doña Mayor, esta registrado que la iglesia pasará depender eclesialmente del monasterio de Carrión de los Condes, a pocos kilómetros; y así continuará hasta que en el siglo XIII, cuando Don Juan Gómez de Manzanedo, unifica el gobierno de la villa bajo un mando único, tanto civil como religioso.

     

 
Durante el siglo XV, la iglesia sufre diversos añadidos, entre los que destaca una ampliación de la torre campanario sobre el actual cimborrio románico. Se añadieron naves laterales en el exterior, usadas como vivienda, sacristía y almacenes. Estas obras sobrecargaron de peso la construcción. Debido a esta debilidad, fue necesario construir una torre independiente para subir al campanario.

Debido a este estrés y a una paulatina falta de mantenimiento, la construcción sufre un progresivo deterioro, por lo que a finales del siglo XIX e inicios del siglo XX aconsejan una intervención de urgencia.
 

En la actualidad

Los trabajos de restauración se inician tras la declaración de Monumento Nacional en 1894, siendo el arquitecto Manuel Aníbal Álvarez, el encargado de ejecutarlos y quién decidirá devolver a la iglesia su estado original, eliminado los añadidos. Así se rescata a la iglesia románica pura, aunque perdiendo en el camino otras obras de buena factura.

Aún sigue sin haber acuerdo sobre si fue correcta esta decisión, ya que los capiteles y canecillos más deteriorados fueron trasladados al Museo Arqueológico de Palencia, y sustituidos por reproducciones que nunca más han regresado.

     

 
En 1904 se reinaugura el templo al culto. El estado previo a los trabajos de restauración se puede contemplar gracias a una maqueta conservada en el interior de la iglesia que representa cómo estaba.
 

Detalles decorativos del exterior

La apariencia exterior de la Iglesia de San Martín de Frómista es característica del periodo románico en que fue construida. Aunque carece de campanario o espadaña, cuenta con dos pequeñas torres circulares a los pies de la fachada principal y destacan el cimborrio octogonal sobre el crucero.

Desde el exterior se advierten sus muros sólidos, con escasos ventanales y arcos de medio punto en los ábsides y en los laterales del templo.

     

 
En las fachadas, a modo de cornisa, se extiende un adorno ajedrezado de piedra a diferentes alturas. Además, bajo los aleros de las puertas y tejados hay más de 300 pequeños canecillos, con gárgolas, animales, seres humanos y seres mitológicos o fantásticos. Sobre la puerta principal hay un crismón de seis brazos, de dudosa antigüedad.
 

Detalles decorativos del interior

En el interior, de planta basilical con tres naves, la central más alta que las laterales, con bóveda de cañón y terminando en tres ábsides circulares. Esto permite cumplir con la planta de cruz latina característica del estilo románico.

     

Los ábsides albergan diversas esculturas medievales, entre las que destaca un Cristo del siglo XIII, en el de la nave central.
 

Estilo románico

Como buen ejemplo del románico, la iglesia posee una decoración sobria, y todos los elementos decorativos poseen alguna finalidad. Ya sea constructiva, ya sea educativa, pues como reza el dicho: en el románico no daban puntadas sin hilo.

Destacan los capiteles de las columnas, aunque algunas sean copias de los originales con imágenes vegetales, animales o narrativas. Entre ellos merece la pena observar con detenimiento los dedicados a la historia de Adán y Eva, o a la fábula de “La zorra y las uvas”.

     

 
Esta iglesia es sin duda un bien que no debemos perder.

Y tú, ¿Ya has visitado Frómista y la iglesia de San Martín de Tours? Cuéntanos tu experiencia con un comentario.
 

Enlaces relacionados:

    Ruta Norte del Románico Palentino.
    Qué ver en Fromista.
    Senderismo interurbano por el Canal del Castilla.
    Qué ver en Aguilar de Campoo.
 

Previous ArticleNext Article
Ingeniero Industrial de vocación y profesión, he encontrado en los blogs la forma de plasmar mi pasión por los viajes, la gastronomía y los vinos. Especialmente los procedentes de Castilla y León

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos más populares

Editor Picks