Barco del Corneta, el sueño de recuperar el vino verdejo más auténtico hecho realidad 0 100

uvas verdejo de Bodega Barco del Corneta

¿Sabías que antiguamente en las Tierras de Medina también se cultivaban variedades de uva palomino y viura? Me lo cuenta entusiasmado Félix Crespo, enólogo y bodeguero, mientras nos desplazamos en coche hasta el viñedo más antiguo y preciado de la bodega Barco del Corneta. Allí nos espera Beatriz Herranz, enóloga y también bodeguera. Juntos forman un gran equipo y comparten un mismo sueño: hacer vinos distintos a los que se ya se elaboraban en la comarca de Rueda.

Beatríz, enóloga y propietaria de la bodega Barco del Corneta

Vinos con personalidad que nos recuerdan a los aromas más auténticos y tradicionales del verdejo. Vinos para disfrutar, compartir y agasajar. Vinos que todo amante del vino que se precie debería probar al menos una vez. Aunque si lo pruebas, te aseguro que no será la única ocasión que lo hagas. Si te gusta el vino, estos vinos te van a gustar. Promesa de winelover.

Barco del Corneta, el sueño de dos enólogos hecho realidad

Félix y Beatriz se conocieron mientras cursaban la carrera de enología. Tras finalizar los estudios, la vida les llevó por caminos separados aunque su amistad se mantuvo viva pese al paso de los años. Al heredar la madre de Beatriz un terreno familiar de 5 hectáreas en la localidad de La Seca, Beatriz vió por fin la oportunidad de cumplir con lo que tanto habían soñado Félix y ella durante su etapa universitaria: elaborar su propio vino.

Y en vez de poner a la venta ese terreno decidieron plantar vides en espaldera, pero a su manera, sin seguir los consejos de los viticultores locales. Desde el primer minuto todo el proyecto enológico ha sido diferente a lo que ya se hacía en la zona. Y pese a ir contracorriente, “todo vino rodado”, me relataba la madre de Beatriz, cuya pasión e ilusión por la bodega se desata a través de su jovial y dulce mirada.

viñedos los vinos de Barco del Corneta.

Y aquella parcela heredada en el pago de Cantarranas, dentro del llamado triángulo de oro (la zona que abarca Tordesillas, Medina del Campo y Rueda), fue el germen de los vinos de Barco del Corneta.

Una parcela ubicada a 750 metros de altitud en el municipio de La Seca, qye Beatriz y su madre plantaron con verdejo en 2008 sobre un terreno – descepado hace años- de suelos sedimentarios de arena, arcilla y cantos rodados, con una capa de caliza en el subsuelo.

Las características climáticas y la idea de crear vinos respetuosos con el suelo, las uvas y el entorno les llevaron a trabajar la viña bajo parámetros ecológicos. Por este motivo no se emplean tratamientos de síntesis química y todas las labores las realizan de forma manual.

Un viñedo “prefiloxérico” para los vinos más top de la bodega

viñedo prefiloxérico Barco de la Corneta - La Seca

Y en esa búsqueda por hacer vinos diferentes, tuvieron la suerte de encontrar un viñedo de cepas muy viejas plantadas en vaso cuya antigüedad se desconoce (aunque es posible que las vides sobrevivieran a la filoxera gracias al terreno tan arenoso en el que se ubican).

Este antiguo y desamparado viñedo se encuentra a medio camino entre las Tierras de Medina y la Tierra de Pinares. La uva (variedad verdejo y palomino) se vendimia a mano y se deposita con sumo cuidado en cajas para ser trasladada a la bodega.

Félix enólogo en viñedo de cepas en vaso

Una peculiaridad del terreno es que la tierra está compuesta por arenas que estuvieron cubiertas por mar durante el pleistoceno, por lo que conservan cierta salinidad. Así como una base de tierra compactada que almacena mejor la humedad en el subsuelo y que permite que el viñedo sobreviva en años de mayor sequía.

La bodega subterránea, una verdadera joya a visitar

Todo el pueblo de La Seca (Valladolid) está horadado. Una red de intrincados túneles y salas subterráneas para la elaboración del vino de las que se desconoce su antigüedad. Algo que si no eres de la zona, te llamará poderosamente la atención. Y es ahí, en los oscuros túneles donde se conservan sus mejores vinos almacenados en barricas a temperatura constante.

bodega subterránea Barco del Corneta

Si te gustaría hacer enoturismo, conocer la bodega y catar sus vinos, decirte que la bodega se está preparando para recibir visitas aunque aún necesitan algo de tiempo para tener listas las futuras salas de catas. Te recomiendo contactar siempre con ellos para concertar previamente una visita.

Datos de contacto:

C/ Carreventosa 7, 47491, La Seca, Valladolid

Teléfono: +34 648 45 49 58

Email: [email protected]

Sus vinos ecológicos, una colección de referencias que invitan a pecar

Sus vinos son un viaje a través de la viticultura respetuosa, del amor hacia el mundo rural, de respeto por el pasado e ilusión hacia el futuro.

vinos ecológicos Barco del Corneta

Barco del Corneta

Es la interpretación personal del verdejo en La Seca que nos recuerda a los orígenes de este vino blanco. Con una acidez muy equilibrada, presenta ciertos aromas anisados y almendrados (al menos así yo lo percibí). Un vino artesano, austero, amplio y con gran capacidad de guarda. Escribiremos sobre este vino más adelante.

vino verdejo Barco del Corneta

Cucú (Cantaba la rana)

El espíritu de Cucú es el de hacer un vino blanco verdejo más accesible, más fresco, más divertido, pero sin perder la personalidad de la bodega. Un estilo más desenfadado que Barco del Corneta, pero manteniendo el carácter y esencia de la bodega.

vino verdejo Cucú cantaba la rana

La Sillería

La Sillería, con la complejidad y pureza que aportan las cepas viejas, apuesta por la fermentación espontánea en barricas y posterior crianza sobre sus lías. Se denomina así porque cuando visitaron el viñedo por primera vez había unas sillas que utilizaban los propietarios para sentarse a observar el paraje singular donde se encuentra,

El Judas

El Judas, es un vino elaborado con Viura, una variedad apenas utilizada en la comarca de Rueda, que le hace diferenciarse del resto de vinos que se elaboran a su alrededor. Es un gran vino para grandes ocasiones.

Las Envidias

Las Envidias es un vino con una elaboración bastante curiosa. Con la mirada puesta en el Sur, es un vino criado bajo velo de flor. Las uvas proceden del viñedo de cepas viejas. La primera fermentación es espontánea y se hace en barrica y una bota jerezana.

¿¿Una bota jerezana?? Así es. Se trata de un vino súper curioso, ya a que no es verdejo clásico, tampoco es un vino típico del sur. Es, posiblemente, el primer y único vino que se elabora de esta manera en la comarca de Rueda. Un vino, sin duda, único en su especie.

Como ves, las ganas de experimentar de Beatriz y Félix son infinitas. Espero que sus vinos sigan teniendo tanto éxito como hasta ahora y que nunca pierdan esa humildad y ese brillo en los ojos cada vez que hablan de sus creaciones: verdadero arte líquido embotellado.

 

También te pùede interesar...

Enoturismo en La Seca, un viaje a la cuna de la uva verdeja
Guía para pasar un día completo de enoturismo en Rueda
Experiencia enoturística en Bodegas Javier Sanz Viticultor en La Seca
Motivos para una escapada de fin de semana por Medina del Campo
Postales desde Castilla y León que no dirías que son de aquí

Previous ArticleNext Article
Comunicadora, escritora y creadora del medio digital independiente Destino Castilla y León. Diplomada en Turismo y Licenciada en Publicidad y RR.PP es una apasionada del turismo experiencial, la gastronomía y el vino de Castilla y León. Trabaja como redactora y Social Media Manager freelance implantando estrategias de marketing online y ecommerce. www.lolahernandez.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ultimas entradas